jueves, 13 de marzo de 2008

DESPEDIDA

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.
(P. Neruda)

Te regalo la primavera,
el otoño, el verano...
Te regalo las páginas del calendario.
Te doy todo y me incluyo yo misma.
No seguiré amasando días,
esperando que inflen, como un suflé.
No seguiré contando horas,
esperando el tren en el andén.
Ni subo, ni bajo.
Ni entro, ni salgo.
Simplemente me diluyo.
Y lo hago en marzo;
al filo del poético abril.
Para tí, que estás leyendo en mí :
te dedico el último pétalo
de esta rosa de sueños y dolor.
(La mala rosa)

1 comentario:

Nome Digas dijo...

Pues a mí me parece muy bonito ese regalo. Es el más grande que puede haber. Creo que es la primera intervención que hago en tu blog. Había leído ya alguna entrada que me gustó; y hoy por fin me atreví a ponerte un comentario.

Un saludo